¿CÓMO HABLAR DE SEXO?

Para la gran mayoría, la inmensa mayoría, la enorme mayoría de los seres humanos, nos resulta difícil hablar de sexo.

Es realmente increíble lo que puede connotar 4 letras entrelazadas que forman un sustantivo; un sustantivo que al igual que la letra de cierta canción podría parecer más un verbo.

Escribí la palabra “Sexo” en el buscador de Google y en 0,52 segundos me registró cerca 457 millones de resultados de búsqueda. Hice lo mismo con la palabra “amor” y encontré cerca de 1.020 millones de resultados en 0,49 segundos, más del doble de resultados en 3 centésimas menos de segundo. ¿Qué podríamos pensar al respecto de esto? ¿Qué el amor es más importante que el sexo? ¿Qué si existe el amor el sexo es lo de menos?

Obviamente el “amor” es una palabra que ha sido magnificada, igual son 4 letras entrelazadas que forman un sustantivo, pero este es un sustantivo que ha sido elevado incluso a la categoría de “divino”: “Dios es Amor”.

Pero bueno, mi debate no es acerca del significado de las palabras, no me invitaron a este blog a hablar de gramática, ni mucho menos de lingüística o sintaxis; me invitaron a hablar de SEXO y ese es mi dilema.

En tiempos donde se abren debates acerca de la educación sexual, uno se pregunta si realmente la atención sobre este tema debe estar enfocada en educar a los menores, si realmente los vacíos con relación a este tema están solo en los jóvenes.

¿Acaso para usted es difícil hablarle de sexo a su hijo pero le es fácil hablarlo con su pareja? ¿Se siente cómodo o cómoda hablando de sexo con sus amigos? ¿Ha sido fácil hablar de su vida sexual al médico, al terapeuta o su consejero cuando ha tenido que hacerlo? ¿Se ha mirado al espejo y se ha dicho usted mismo o a usted misma que le gusta, que desea, que le falta o que quisiera experimentar?

El SEXO es genitalidad, pero también es comunicación, es placer, es afectividad, es erotismo y algún día debería dejar de ser mito, tabú, pecado, miedo. ¿o que cree usted?

No se tiene que ser un experto, ni saber muchísimo para hablar de Sexo, pero tampoco se puede hablar de lo que no se conoce o no se ha vivido o sentido, está mal presumir de ser un experto en algo que pocas veces ha experimentado, pero igualmente está mal pensar el no tener derecho a opinar porque no se tiene una respuesta.

No todos los seres humanos somos iguales, no todos tenemos las mismas necesidades y nuestra vida todo es cuestión de gustos y prioridades, pero si no sabemos lo que necesitamos, queremos y deseamos, si no sabemos cómo entender, respetar, complacer o tolerar a quienes hacen parte de nuestra vida, ¿Cómo la viviremos a plenitud?

No nos preocupemos en cómo hablarlo, empecemos a hacerlo y así lo iremos aprendiendo.

Este espacio que “EROTIKA” nos abre hoy es para disfrutarlo, para entenderlo, para compartirlo, para vivirlo y quizá expresándose anónimamente (o públicamente si no le importa hacerlo) encontraremos la mejor forma de hablar de sexo y disfrutarlo plenamente cuando podamos hacerlo.

2018-04-08T14:38:29-05:00 Erotika|