La masturbación se convierte en una confrontación con la esencia de ti misma. Este es el ejercicio más básico para la expresión auténtica de tu ser. 

Observamos cómo desde que somos niñas exploramos nuestras partes íntimas, y nuestra cultura ha creado una especie de castración con este instinto natural, inocente y básico. De hecho, la mayor parte de mujeres que he atendido o han ido a mis eventos, guardan en su mente algún recuerdo difuso acerca de sus primeras exploraciones geniales. Acto el cual por lo general  fue censurado por algún familiar o adulto presente.

Algunas mujeres pueden sentir poco deseo de tocarse, y presentan argumentos o preguntas como: ¿Por qué hacerlo?, “Solo me gusta hacerlo para mi pareja”, “No sé cómo hacerlo”, “solo lo hago si siento deseos”. Otras en cambio, lo hacen y lo disfrutan. Ya sea para relajarse, dormir mejor, conocerse o estimular sus niveles de sensibilidad.

La masturbación se trata de ser TU PROPIA DUEÑA. Si está actividad no te genera emociones positivas, tienes frente a ti una GRAN OPORTUNIDAD  de sanación y empoderamiento.

Continuamente a mi consultorio y talleres de Sexurero aparecen mujeres con las siguientes situaciones: Desconexión con la zona genital, miedo a la exploración, anorgasmia, insatisfacción, desconocimiento anatómico y energético de la zona genital, amnesia pélvica, dolor al tener relaciones sexuales, infecciones repetitivas e interminables que dificultan el disfrute. Inseguridad, tristeza, vaginas llenas de ira, rabia, rechazo. Bajos o nulos niveles de libido. SOMATIZACIÓN de las emociones en la genitalidad y el desempeño sexual. Todo lo anterior, aunque suene apocalíptico, está pasando con algunas de nuestras mujeres, quienes en un 70% presenta estás situaciones por una somatización de emociones no exploradas y liberadas. Mi serie de artículos “Mujer, mastúrbate y Sé Feliz” está enfocado en ellas y  sus parejas.

Cuando controlas la sexualidad de los individuos, controlas su vida entera. En este primer artículo resumiré algunas cuestiones necesarias para emprender el camino del auto-toque amoroso y la masturbación consciente como una herramienta de liberación y empoderamiento para tener una vida sexual satisfactoria.

Busco empoderar a las mujeres acerca del valor de su zona genital y su relación con el corazón y su cuerpo. Así que chicas…mucha autoexploración y apertura al disfrute.

  1. SENTIR PLACER ES TU DERECHO, RECLÁMALO.

Si sientes que te cuesta trabajo sentir placer, finges, aceptas todo lo que te dan, no pactas, ni haces acuerdos, te llegó la hora de evaluar tu manera de actuar, para así empoderarte de tu sexualidad y genitalidad. Busca recibir lo que necesitas, comunica lo que quieres, pero para ello, primero debes empezar a tocarte, no con una intención primaria de generación de orgasmos y placer, sino con una intención en la cual te permitas sentir, percibir, explorar. Sin JUZGARTE O EVALUARTE, solo amando lo que encuentras de ti misma. Pues para recibir lo que deseas, primero debes explorar, qué te gusta.

Recuerda: Tu placer, es SOLO tu responsabilidad, no la de otra persona.

Por otra parte, si eres esa chica que siente placer, tiene orgasmos y disfruta su sexualidad o te gusta tanto que se te vuelve una una necesidad. Te invito a explorar las múltiples posibilidades de la sexualidad consentido, meditativa y sagrada. Mi vida se ha transformado desde que encontré el camino del Tantra. Rompí mi zona de confort frente a  lo que conocía y busco trascender el placer como una herramienta de crecimiento y vitalidad. En vez de estar entregando mi energía  orgásmica al universo sin un propósito claro.

Busca generar altos niveles de energía en tu zona genital para luego con ciertas técnicas tántricas, subir esa energía y direccionarla a tu corazón y aquellos lugares que requieren atención para así sanarte, aumentar tu energía vital o conseguir los propósitos de tu vida. Sé que suena mágico. Pero funciona.

Explórate y reclámale al universo la abundancia que mereces usando tu energía de la sexualidad.

2. CÓNOCE TU ZONA GENITAL ANATÓMICA Y ENERGÉTICAMENTE

En las múltiples charlas que he dictado al preguntarle al público: ¿Podrías describirme tu vagina  anatómicamente? He encontrado desinformación y confusión. Algunas, no saben que el clítoris es el único órgano del cuerpo destinado exclusivamente a la generación de placer, midiendo casi 9 centímetros.  Más parecido a un  pequeño pene interno con dos piernas internas dispuestas a dar placer.

La vagina, una completa Caja de Pandora, llena de capas, emociones, recuerdos y deseos guardados. Nuestra zona sagrada, merece ser tocada con la intención de la sanación y la liberación. Dejando a un lado el deseo de generación de orgasmos. Nuestra vagina grita por la posibilidad de reaprender, despertar zonas dormidas y experimentar nuevas maneras de sentir.

En un ejercicio de exploración de mi zona genital percibí un dolor recurrente en cierto punto, y con el toque consciente descubrí que guardaba allí rabia y dolor por una situación del pasado, ¿cómo lo supe? Salió de mí un deseo de gritar y soltar. Sin buscar la razón, sino simplemente llenándome de la emoción más puro, hice una catarsis de mis emociones, y con el tiempo y la práctica me liberé del dolor guardado en mí sexualidad.

Constantemente en las terapias privadas que doy a mujeres, encontro puntos de somatización en la zona genital o el cuerpo. Los cuales con mucho amor y entrega pueden convertirse en una posibilidad de liberación de emociones, trayendo como consecuencia la expansión del placer y la consciencia.

Estar en tu cuerpo, no castrar tus deseos, y buscar plenitud en tu vida sexual es tu tarea.

Les recomiendo ver este video para entender el clítoris interno

3. MASTURBATE CONSCIENTEMENTE

Auto obsérvate mientras te tocas. Siendo conscientes de tu mente, la respiración, el sonido y el movimiento.

¿Cómo hacerlo? Usa un espejo, mírate la vagina y el cuerpo, observa mientras te tocas y ante todo, usa tus dedos como si fueras una niña que apenas descubrió que tiene algo entre las piernas. Haz círculos, pellizcos, golpeteos, líneas, entradas y salidas, cambia la velocidad, la dirección y la presión. Mientras, cierra los ojos y percibe las sensaciones que te genera cada toque y sus variaciones. Es importante el NO evaluar, calificar o juzgar con pensamientos como: rico, feo, bueno o malo. Solamente siente. Este ejercicio busca la conexión con tu genitalidad.

Si te consideras arriesgada o quieres ir a otro nivel, usa juguetes, cremas, texturas, plumas, flores y otras cosas que pueden provocarte sensaciones. Para suavizar tu toque exploratorio y amoroso te recomiendo usar aceite de coco orgánico extra virgen. Es anti fungicida, no daña tu PH, al contrario, nutre tu canal vaginal y facilita tus momentos. No olvides en ser precavida y cuidar tu zona genital. Que tu creatividad, no termine en accidente.

Las personas que se auto tocan saben qué necesitan para sentir más placer. Así que juega contigo y comunícale a tu pareja lo que te gusta y lo que no te agrada tanto.  Elimina las confrontaciones éticas o morales que tienes en tu mente frente a este acto hermoso y auténtico de amor propio y sanación: la masturbación.

Espero que haya sido de utilidad este artículo para tí. En mi experiencia como tallerista y educadora en sexualidad somática he tenido la fortuna de apoyar a varias mujeres en su proceso de autodescubrimiento. En el próximo texto hablaré de ¿Cómo al masturbación condiciona el placer? y ¿Cómo despertar la creatividad y el logro de las metas con la masturbación?

Luz y amor

Diana Núñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chat
Hola necesito asesoría…