Antes, durante, después del orgasmo o incluso sin él se puede conseguir la eyaculación femenina o “squirting”.

Las mujeres pueden conseguir eyacular, algo que se pensaba era solo de los hombres, que era única y exclusivamente de la sexualidad masculina.

Ahora tenemos más claro que la eyaculación es otra cosa en común que hay entre hombres y mujeres.

¿Qué es el squirt?

La eyaculación femenina es la expulsión de una cantidad variable de fluidos desde la vagina, también conocido como squirt, se creía que solo era orina y la muchas mujeres afirmaban no haber experimentado nunca uno.

Pero realmente muchas mujeres pueden conseguirlo.

Squirt vs Eyaculación Femenina

A continuación, vamos a contarte cuál es la diferencia entre el squirt y la eyaculación femenina, pues se cree que es lo mismo, pero son diferentes.

El squirt, es la expulsión de un líquido parecido al agua, más abundante y desde la vejiga urinaria.

Mientras que, la eyaculación femenina, es un líquido espeso y un poco blanco, similar al semen, expulsado desde la “próstata” femenina (las glándulas de Skene)

Cualquiera que sea el término que se use, ambos producen un máximo placer.

¿Cómo llegar al Squirt?

Existen unas técnicas y rutinas que pueden ayudar a intensificar el orgasmo y lograr la eyaculación femenina.

Para llegar al squirt es fundamental estimular el punto “G” de la mujer, que es una de las zonas erógenas más importantes o quizá la más importante.

Está situado en la pared vaginal, a unos tres o cuatro centímetros de la entrada, desde la vulva, en la parte frontal de la vagina, esto es en la pared más cercana al clítoris.

Si crees que no encuentras tu punto “G” ¡No te preocupes! Existen estimuladores del punto “G” especiales para ubicarlo y estimularlo fácilmente.

El punto “G” se inflama al estar excitada y resulta más sencillo encontrarlo. Introduce tus dedos índice y corazón en la vagina haciendo presión hacia la pelvis.

Puedes sentir una ligera presión en la vejiga. No te preocupes, tú sigue estimulando porque es una buena señal, masajea, presiona y varía los ritmos mientras conoces los movimientos que te provocan mayor placer y excitación.

Probablemente esta estimulación provoca un placer muy intenso y continuo y te puede llevar al squirt.

Chat
Hola necesito asesoría…