SEXTING: Placer o Amenaza

A través de los años muchos comportamientos sociales han estado en el ojo del huracán, sobre todo si estos están asociados a las relaciones interpersonales e intimas. Desde que existen los servicios de mensajería, las parejas encontraron la forma de mantener viva la llama de su amor a pesar de las distancias; obras como ‘La pasión de Mademoiselle S‘ publicada por la editorial española Seix Barral recopila las cartas pornográficas de una mujer parisina de clase alta dirigidas a su joven amante y dan prueba que el intercambio de contenido erótico y sexual personal no es un descubrimiento de la mensajería instantánea o las redes sociales.

La práctica más común en la actualidad para “subir la temperatura” de la relación de pareja, mantener viva la intimidad cuando la distancia es un obstáculo o, simplemente para escapar de la rutina se ha visto manchada por la falta de cuidado o la inmadurez de quienes la practican, porque no saben respetar su intimidad. Un delicioso juego erótico y placentero, se puede convertir fácilmente en una tragedia si no se tienen en cuenta los fuertes riesgos a los que nos exponemos.

Conocer los riesgos, saber con quién, cómo y cuándo hacerlo, nos permite no solo disfrutar sino también sacarle todo el provecho para nuestra vida sexual.

El otro lado del “Placer”

Buscar el placer siempre será divertido, pero no debes perder la cabeza, no se trata solo de confiar en tu pareja, los dispositivos móviles, las redes sociales y el internet en general nunca serán 100% seguros, por lo que si quieres jugar debes tomar medidas. Nunca muestres lo que no desees, aunque el otro te lo pida, juega con lo erótico y menos comprometido, y no con lo explícito y genital. Mostrar tu rostro también implica un riesgo, pues nunca se sabe dónde podría terminar un mensaje, si tu relación de pareja con el tiempo deja de funcionar, los y las ex no siempre respetan las fotos eróticas y sexuales de las personas que tanto “quisieron”, sobre todo si fueron ellos los dejados.

Lo divertido del ‘sexting’

El sexting como el sexo mismo debe vivirse como cada quien desee, pero, aun así, tiene que ser consensuado con tu pareja, puede funcionar como un juego de rol previo al encuentro sexual e incluso es una buena herramienta para conocer los gustos del otro sin tener que pasar por la, en ocasiones, traumática pregunta de “¿qué te gusta?».

Aunque no necesariamente se tiene que dar con una pareja estable, si debes tener confianza con la persona a quien le “sexteas”, debes estar seguro o segura de que la otra persona se encuentra en la misma sintonía.

Si planeas un encuentro hot, con estos consejos, el sexting puede ser tu mejor aliado:

  • Sexting como foreplay (Juego Previo):

Envíale un «teaser», un adelanto de la acción, pero sin revelar todo el show.

  • Provocaciones con imagen y texto.

Puedes enviarle una fotografía de tus piernas desde medio muslo hacia abajo (vistas desde tus ojos, colocando la cámara como una extensión de los mismos), y escribir cosas como: Esto es todo lo que tendré puesto cuando llegues… No tardes.

  • Provocación sólo con palabras.

Con algunas frases también puedes detonar explosiones, siempre y cuando encuentres el estilo indicado.

  • Sutileza vs. Explicitud.

Nadie dice que se pueda ser súper atrevido o atrevida y usar toda clase de “dirty talk” (lenguaje sucio), pero sabemos que unos toques de «sutileza sensual» disparan mejor que una muestra explícita de boca sucia.

  • Comicidad y diversión.

Otro modo que también funciona es darle un toque de comedia a las frases, eso suaviza algunas palabras extrapicantes. Porque entre broma y broma, dejarás ver tus deseos más apasionados y es muy útil si te da pena o no encuentras el modo ideal. Sólo ten la precaución de no caer en el extremo de la gracia, porque le quitarás la carga sexual.

  • Provocar sólo con imágenes.

Jugar a erotizar sin mostrar casi nada. Envíar fotos con porciones del cuerpo, puede ser mucho más candente y provocador de erecciones (físicas o mentales), que un desnudo integral o total. Para lograr este tipo de imágenes, coloca tu celular como un visor o extensión de tus ojos, puedes ponerle un buen filtro a la foto, enviarla y dejar que el otro arme el resto.

  • Bajo tu dominio total.

Tienes todo el derecho de explorar tus expresiones sexuales, muchas chicas y algunos chicos «en especial si se sienten a gusto con su cuerpo» encuentran megaexcitante tomarse fotos semidesnudos o desnudos. Pero si no quieres terminar como material masturbatorio de quién sabe quién, toma las fotos con dispositivos que ya no utilices, si es con tu celular de uso diario, bórralas después de tomarlas; si quieres compartirlas con tu pareja, muéstraselas tú «en cuerpo presente» para encenderlo o encenderla, y nada de: «Mándamela para cuando estemos lejos.»

 

¡Disfruta pero cuida tu identidad!

 

Escrito por: Fran K.Mente

 

 

2018-11-21T14:45:37-05:00 Erotika|